Translate

viernes, 1 de mayo de 2015

GOZO CUMPLIDO


                                       GOZO CUMPLIDO 
                                  Breve reflexión sobre:
                                       Lectura.  1ª. Juan. 1:1/14
                                  Texto: 1ª.Juan.1:4
Estas cosas os esbribimos, para que vuestro gozo sea cumplido”
 
            Permitirme que inicie esta reflexión prescindiendo de   cualquier encabezamiento que pudiera dar lugar a exponer la herejía contra la cual el apóstol previene a sus lectores; bástenos observar por la lectura de esta porción; que el apóstol comienza presentándose como testigo ocular, de la aparición o manifestación del Verbo de vida; añadiendo que la vida que sus ojos vieron y que como consecuencia testifica y anuncia junto con todos sus contemporáneos, “es la vida eterna” que era con el Padre desde la eternidad y que se nos ha manifestado y hace hincapié; que todo ello fue considerado de una forma real, por tres de los sentidos corporales que nos cita: ·lo que han visto nuestros ojos y hemos contemplado, lo que hemos oído y lo que nuestras manos han palpado haciéndonos notoria de esta forma la identificación de Jesús con el Padre desde el principio.
Es cierto que este versículo 3, es la repetición del  primero, pero lo que se nos ha estado revelando, tiene dos razones de ser; la primera es que todos sus lectores (nosotros) podamos participar de una sociedad con los apóstoles; es decir que participamos de la unión que vincula a todo creyente a Cristo, y por medio de Cristo a Dios ya que nuestra comunión –o sociedad- es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.
 En segundo lugar deja estas cosas escritas, como fiel testimonio verdadero, (léase Juan 21:24) para que nuestra fe en esa vida eterna, que nos ha sido anunciada, que estaba en el Padre y que ha sido manifestada; sea más que suficiente para que nuestro gozo sea cumplido
            I.-  GOZO CUMPLIDO
Sin duda alguna que este es el propósito de Dios para todos los creyentes, que tengamos gozo y que este sea cumplido.
En la vida de un creyente, el gozo es de absoluta necesidad y por lo que se deduce de la lectura citada; la nota especial y predominante es la  Comunión, y no cabe ninguna duda que existe una relación necesaria e íntima entre –Comunión y Gozo; el gozo será posible y real en la medida que nuestra comunión sea con el Padre y con su Hijo Jesucristo.
Es el mismo Señor Jesucristo quien dijo: permaneced en mi amor…Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido, (Jn.15:9/11)  y nos descubre que el gozo es una condición del alma, enteramente e independiente de las circunstancias que nos rodeen. (Jn.16:22)
Job dice: el hombre nace para la aflicción; (Job.5:7)  creo que en el vacio absoluto de un Dios y sin ninguna esperanza de vida eterna, puede ser que así sea; pero en la realidad de un Dios que ama al hombre hasta el punto de dar a su Hijo por su rescate y ofrecerle en él vida eterna, es imposible, aflicción permanente para el creyente.
No olvidemos que el anuncio principal del evangelio es: Os doy nuevas de gran gozo; ya Nehemías 8:10, proclama: no os entristezcáis, porque el gozo de Dios es vuestra fuerza; es decir, que existe una reciprocidad de gozo, entre Dios y nosotros. El se goza de nuestra dicha y posición venturosa, puesto que nos invita a que nos gocemos con él, por haber encontrado la oveja perdida, como hay gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente. (Lc.15:6/7)  y nosotros debemos gozarnos siempre porque es grande nuestro galardón en los cielos. (Mt.5:12)
            II.-  GOZO  -  GOCES
Es necesario que recordemos aquí, que existe diferencia de Gozo y goces. El goce es posesión, esto es, apoderarse de una cosa temporal que nos es ajena, para nuestro disfrute; el goce es disfrutar de algo que se ha conseguido por la dominación de nuestras emociones, también es usufructo, que no es más que aprovecharse de algo que se obtiene de una cosa predeterminada para ello, por consiguiente se relaciona con emociones dominadas por elementos externos condicionados según las circunstancias de la vida natural.
El gozo es diferente a todo esto, es fruto del Espíritu, (Gal.5:22) y esto debe hacernos comprender que es posible el gozo, independientemente de las circunstancias que nos puedan rodear, como dolor, goces, dicha, disfrute, todo esto pasajero.
Pablo nos dice: como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, más poseyéndolo todo (2ª.Cor.6:10)  El gozo es una condición del espíritu y alma en continua comunión con el Padre y el Hijo, por eso se nos dice: gozaos en el Señor siempre,  lo cual implica comunión y cumplido gozo: Es como el fondo del océano, ajeno e independiente de los cambios que puedan originarse en su superficie.
Mis queridos todos, el gozo es de suma importancia y de necesidad absoluta para la vida cristiana verdadera. Que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo (Rom.14:17)              
                                                                   V. Ibáñez                                       
 
 

 

 

 

jueves, 12 de marzo de 2015

¿QUE PENSÁIS DEL CRISTO ?


                                      ¿QUE PENSÁIS DEL CRISTO?
                                              ¿DE QUÉN ES HIJO?
                     
                                                Texto: Mat.22:42
                                             Lectura. Mateo.22: 41 al 46
 
                  Nuestro Señor Jesucristo, habiendo respondido a todas las preguntas de los fariseos, saduceos y herodianos, de un modo que conquisto la admiración de ellos, ( según leemos en este capítulo 22) acaba la conversación volviéndose contra ellos, con una pregunta a la que no pueden responder, haciéndoles pensar cuan defectuosos son sus conceptos sobre el Cristo (el Mesías).
                  El Señor, sabía que sería condenado por el Sanedrín, por decir que él era el Cristo - El Hijo de Dios – y se defiende con anticipación llamando la atención al hecho de que el Mesías, no podía ser un mero soberano temporal, ni en verdad un mero hombre: Y para aclarar esto, aprovecha la ocasión, cuando estaban juntos los fariseos  y les formula la siguiente pregunta.
                  ¿Que pensáis del Cristo?  Es decir, ¿Cual es vuestra opinión respecto al Mesías? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De  David.  Esto era la concepción popular que tenían respecto al Cristo ó Mesías; basada sin duda en las escrituras como en el Salmo, 89:20/37 – Isaías, 9:2/7 -11:1/9 - Jeremías 23:5/6 -33:14/18, Exequiel 34:23/24 y 37:24.
                  Pero este concepto de un simple soberano temporal y de un mero hombre que ellos concebían; tenía que ser denunciado o puesto en evidencia con la siguiente pregunta. ¿Cómo pues David en el Espíritu le llama Señor, diciendo: ( en el  Salmo 110.) Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?  Pues si David le llama  por inspiración del Espíritu de Dios, Señor a su hijo, y recuerda la escritura donde el eterno le dice Siéntate a mi derecha;  es decir: Participa de mi poder y del dominio Universal. ¿Cómo puede ser el Mesías–el Cristo, solo descendiente de David según la carne?
                  La cuestión que propone aquí el Señor Jesucristo a sus adversarios, es la solemne proclamación de su propia divinidad; porque David llama aquí al Cristo  Su Señor, no porque es hijo de él en cuanto descendencia en la carne, sino en cuanto es  Hijo del Padre, esto es, del Eterno Dios, y no le llama por error, sino inspirado por el Espíritu.
                  Así que nadie podía responder palabra: Con el tiempo, el Espíritu Santo y por la pluma de los apóstoles Pablo y Juan, nos declaran: Acerca de su  Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que ere del linaje de David según la carne  que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad. (Rom.1:3/4) Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. 1ª.Juan.5:20
I.-  CRISTO. LA REVELACIÓN DE DIOS EN CARNE    
                       Por las manifestaciones o declaraciones argumentadas por el Señor Jesús, aprendemos que el Cristo de Dios, no puede ser un producto de la raza humana, sino que trasciende declarándonos su origen divino y el propósito de Dios es revelarnos a su Hijo. Lo que piensen los hombres a cerca del Cristo de Dios, es cosa de gran importancia para sus vidas, y por esto es cosa en que él se interese mucho.
                  Los hombres son con frecuencia muy ingeniosos para idear teorías de Cristo, con el fin de acallar sus preocupaciones. Alguien dijo que “la persona de Jesucristo, su vida,  su muerte y la fe que quedo en los que le han seguido, forman el centro del Cristianismo.”
                  Sí, es cierto que los discípulos de Cristo fueron llamados por primera vez en Antioquia “Cristianos.” (Hch.11:22/26) Pero debemos poner bien claro que el Cristianismo, como tal y en el concepto de la mente religiosa del hombre actual, no es una religión a seguir. El Cristianismo genuino es Cristo; y Cristo es la máxima revelación de Dios; podemos pues afirmar que el Cristianismo no es religión, sino revelación de Dios en Jesucristo. Es la revelación de Dios, de todo un plan de salvación para el hombre (perdido) en la persona de su Hijo Jesucristo, el cual infunde vida de su vida, amor de su amor, paz de su paz, redención de nuestros pecados y salvación, por ser el Salvador del Mundo.  Este es el testimonio; que Dios nos ha dado vida eterna; y que esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.  (1ª.Jn.5:11/12)
                  La pregunta que Cristo formuló a aquellos fariseos, según el concepto de ellos, era incontestable. Por más de 20 siglos, la humanidad ha hablado de él y en él ha pensado; algunos creen saber quién es, pero muchos no tienen convicción alguna respecto a su persona: Así que, a pesar de tantos siglos transcurridos esta pregunta se nos presenta como nueva todavía.
      II.- ¿ QUE PENSÁIS DEL CRISTO ?
                       Poco importa lo que piense el Mundo de otro cualquiera, poco importa comparativamente cual sea nuestra opinión respecto a ellos. Pero cada alma viviente sobre la tierra debe preocuparse del Señor Jesús.
                  Permíteme querido amigo, que te ayude a fijar tu opinión sobre el Cristo de Dios, a fin de que puedas dar una respuesta satisfactoria a esta pregunta de Jesucristo, viva hoy a través de los siglos. Para ello te voy a presentar cual testigos, el testimonio de sus enemigos.
                  El testimonio de sus enemigos
                  Todos sabemos cómo le odiaban los fariseos y saduceos, ¿hagámosles esta pregunta?  Que tenéis contra el Cristo, que os parece. Escuchemos su testimonio: Este a los pecadores recibe y con ellos come (Lc.15:2 y 19:7)  ¡Que argumento en su contra! Pues si eso precisamente es lo que nos hace estimarle, es la Gloria del Evangelio, él recibe a los pecadores, si no fuera así que sería de nosotros. Este es el tributo de honor más esplendido que los fariseos le podían ofrecer-
                  En Jn.7:45, leemos que los Ministriles o servidores de los fariseos y de los principales de los Sacerdotes, fueron enviados para prenderle, no lo hicieron, y su argumento fue nunca un hombre ha hablado como este. Ahora tenemos aquí a Judas, dinos: Tu le conociste bien le viste hacer milagros, te mando a anunciar el reino de Dios, le viste hacer milagros, viste la resurrección de Lázaro: ¿Qué piensas del Cristo? He entregado la sangre inocente; Este es el testimonio del que le entregó por 30 monedas.
                  Y que diremos de Pilato, no halló falta o culpa en él, y su mujer le dijo: Este hombre es justo. Y que decían de Jesús en la Cruz, a otro salvo, así mismo no puede salvarse. ¡Oh fariseos insensatos¡ una vez siquiera habéis dicho verdad, a otros salvo. Luego murió por ellos, murió por mí, ¿ha muerto paciente lector por ti?
                  Si preguntamos al ladrón crucificado a su lado nos dirá: Este ningún mal ha hecho y le suplica se acuerde de él en su reino. El centurión que estaba ajusticiándole dijo: Verdaderamente Hijo de Dios era este.  Pudiéramos preguntar a los mismos demonios: ¿Que pensáis del Cristo? En Marcos 5:7, ellos mismos le llaman Hijo del Altísimo.
                  Atención lector amado; personas hay que dicen: “Yo creo que Jesús era el Hijo de Dios” y les basta; amigo, el estar convencido, (aun históricamente) no es suficiente para la salvación. Recuerda que los mismos demonios decían lo mismo y aun temblaban. (Satg.2:19)  Muchas personas están convencidas, pero no convertidas;  ¡cuidado pues!
                  EL TESTIMONIO  DE LOS AMIGOS
                       Escuchemos ahora a sus amigos: Juan el Bautista, ¡Qué pensaba del Cristo! señalándole anunció: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo; Jn.1:29  y siguió declarando: Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios. Jn.1:34
                  Que diremos de Pedro, le negó sí, pero arrepentido y rehabilitado; en Jerusalén le proclama como Señor y Cristo. Hch.2:36 Y Tomas, que dijo de él,  Señor mío y Dios mío. Jn.20:28 Juan escribió y testifico;  Lo que era desde el principio, lo que hemos visto, lo que hemos….1ª.Jn.1:1/2 Pablo afirma: Dios ha sido manifestado en carne…léase el resto en  1ª Tim.3:16. En él habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente. Col.2:9
                  Los mismos cielos con sus ángeles dieron fiel testimonio de Cristo. Lc.1:28/35 en la anunciación, Lc.2:10/14 en el Nacimiento, Lc.24:4/7 en la resurrección.  El más alto testimonio de Dios el Padre, hablo en tres ocasiones, en el rio Jordán, cuando su bautismo: Este es mi hijo amado, en el cual tengo contentamiento. Mt.3:17  En el monte de de la transfiguración;  He aquí una voz del cielo dijo: Este es mi hijo amado….a El oíd. Mt.17/5   Pronto a ser crucificado a una pregunta de Jesús diciéndole Padre glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo, diciendo: Y lo he glorificado y lo glorificare Jn.12:28
                  EL TESTIMONIO DE CRISTO
                  He dicho anteriormente, que la cuestión que propone aquí el Señor Jesucristo a sus interlocutores, es la solemne proclamación de su origen divino; y en virtud de ello, toma la autoridad para censurar a los fariseos, según leemos en el siguiente capítulo 23, y les revela muy claramente que,  uno es vuestro maestro el Cristo. Mt.23:8/10
                  Y como maestro divino que es, se presenta ante nosotros con las mejores credenciales divinas diciéndonos: Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre;…..Mt.11:27 - Trabajad…..porque a este señalo Dios el Padre. Jn.6:27 y 40 ( Por favor léanse los versículos inacabados  y anunciados, por no alargar el comentario)  Jn.7:28/29 y Jn.8:28
                  Nadie como él, pudo acuñar afirmaciones tan categóricas como “Mi Padre” con tanta propiedad;  porque Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios. Jn.5:18  Si bien a nosotros  se nos dio la potestad  de ser hijos de Dios; Jn.1:12 no pretendemos  afirmar ser igual a Dios ni hacer las obras que él hizo; nuestra relación con el Padre es por medio de su Hijo el Cristo, y nuestro trato es siempre Padre nuestro que estás en los cielos santificado sea tu nombre…..Mt.6:9  Vuestro Padre celestial Mt.6:26 Observamos aquí, que el Señor dice: Vuestro Padre, no dice nuestro Padre, es evidente nuestra subordinación.
                  Paciente lector, supongo que habrás oído hablar del Cristo y que has pensado en alguna ocasión sobre él; pero yo te pregunto: ¿Qué tal tu convicción sobre Cristo? ¿Es el Hijo de Dios, el gran Dios hecho hombre, que vino del cielo, para salvar al hombre de sus pecados?
                  El apóstol Pablo nos dice: Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados. Hch.13:38    Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos los profetas, que su Cristo había de padecer. Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado. Hch.3:18/20
                                                                            V. Ibáñez
Tus comentarios a:
vicenteibanezsaez@hotmail.com                                                                                               
                                                                           
                   
 

lunes, 5 de enero de 2015

YO TE HE PUESTO POR ATALAYA


                        YO TE HE PUESTO POR ATALAYA
                   “como corderos en medio de lobos“    Luc.10:3
                                   Lectura Ezequiel 3:16/21
                                   Texto: Ezequiel. Cap. 3:17
          Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de   Israel; Oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de  mi parte.
 
            La figura del profeta Ezequiel es muy significativa, y me recuerda el mismo escenario y condición que encontramos en los evangelios, cuando el Señor Jesús, enviando a sus discípulos a divulgar el evangelio del reino de los cielos; les dijo: “os envío como corderos en medio de lobos” (Luc.10:3- Mt.10:16)
            Todo nuestro conocimiento sobre la persona del profeta, la hallamos en la narración de sus escritos, sin más trascendencia. Por estos mismos, sabemos que fue deportado por Nabucodonosor, juntamente con su rey Joaquín, y que al quinto año de la deportación y a los cinco días del mes, fue llamado por Jehová el Señor a una misión muy problemática.
            Su ministerio estaba dirigido a los cautivos en Babilonia;  como dice en Cap.2:4 “hijos de duro rostro y de empedernido corazón: y les dirás; Así ha dicho Jehová el Señor.”   Estimulándole a no tener temor ante lo que el Señor le advierte de encontrarse entre “zarzas y espinos, y moras con escorpiones. Cap. 2:6   Tal era el escenario y las condiciones en las cuales debería ejercer su ministerio como Atalaya de Israel.
            El profeta fue puesto por Dios,  a la casa de Israel, para que llevara un mensaje de restauración, siempre sobre la base de lo que Jehová el Señor ha dicho; él no tenía un mensaje propio, sino que Jehová el Señor le comunicaba, lo que tenía que decir, anunciar,  advertir y amonestar para que se conviertan de su mal camino y vivieran. Es un fiel reflejo de la importancia y responsabilidad que tienen los obreros llamados a servir a su Señor, en medio de un mundo o sociedad que se inclina más a ser seducido por los placeres o disfrutes temporales.
            La misión a la que fue llamado por el Señor, tiene su trascendencia, por ser divina;  yo te he puesto”  y en nuestro orden o esfera evangélica la orden es;  “Yo os envío… en medio”. Lo cual significa que el mensajero se ha de implicar en los problemas de su generación, con plena resolución y convicción, anunciando y denunciando, lo que Dios ha dicho.
            Y esto mis queridos colegas, implica una gran responsabilidad, porque si bien Ezequiel tuvo su revelación de Dios; nosotros todos, por su gracia, tenemos una completísima revelación  en su palabra escrita, es decir La Biblia, que contiene toda la revelación, mensaje y consejo de Dios para todo hombre o mujer, que en circunstancias de incredulidad, quiera ser rescatado y restaurado en el amor de aquel que murió por todos.
            El profeta no fue elegido para juzgar, sino para predicar los juicios de Jehová el Señor  contra toda iniquidad e incredulidad, y lo tenía que hacer, a tiempo y fuera  de tiempo; escuchen o dejen de escuchar, porque la amonestación es de mi parte, dice el señor.
            El ministerio a ejercer por el profeta refleja unas verdades importantes para los obreros y predicadores cristianos de nuestro tiempo. No fueron mejores ni peores las circunstancias en las que el mensaje de Dios se debía y se debe dar: puesto que hoy día el hombre y la mujer,  están tan alejados del culto a Dios como lo estuvieron los contemporáneos del profeta y es de suma urgencia que el mensaje único y exclusivo de nuestro Dios, sea proclamado, con vehemencia y plena convicción, por ser el poder de Dios, para la salvación de todo aquel que en él cree.
            No tuvo Ezequiel mayor privilegio en su tiempo, por haberle hablado Jehová el Señor y haberle puesto por mensajero de su palabra a su pueblo; por tanto, es vital que los predicadores de nuestro tiempo, experimentaran y vivieran también esta realidad: Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. (1ª Cort.2:12/13)  Esto mis queridos hermanos de ministerio, implica mucha atención a las cosas reveladas y afinar bien el oído en una constante comunión, para discernir lo que proviene de Dios y no de los hombres.
            Oirás pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestaras de mi parte. No cabe duda alguna, que este mandato entraña una grande responsabilidad; de ella depende la conversión y salvación del individuo, o la condenación y muerte por su maldad e incredulidad; pero tú habrás librado tu alma; por lo contrario, de no hacerlo así, se nos demandara culpabilidad. Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!  (1ª.Cort.9:16)
            Ninguno como el apóstol Pablo, nos ha dejado tan claro, nuestra responsabilidad, al declararnos que: Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. (2ª Cort.5:19/20.
                         Porque no quiero la muerte del que muere,
                        Dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis.       
                                    (Ezequiel. 18:32)
                                                                       V. Ibáñez
                     
 

viernes, 5 de diciembre de 2014

SALDRA ESTRELLA DE JACOB


                             SALDRA ESTRELLA DE JACOB
 
                                Números. 24:17
                Lo veré, mas no ahora; Lo miraré, mas no de cerca
                         Saldrá ESTRELLA de Jacob
 
            La historia que tenemos relatada en los caps. 22 al 24, es muy interesante, por cuanto se manifiesta la hostilidad contra el pueblo de Israel, que se hallaba en el desierto camino de la tierra de Canaán. Acamparon en los campos de Moab junto al rió Jordán y frente a Jericó.
            La historia nos relata del deseo de Balac rey de Moab, para que este pueblo salido de Egipto, fuese maldecido y echado fuera de sus tierras; en los capítulos citados, se relata las estratagemas y conspiraciones que se llevan, entre Balac y Balaam; un seudo profeta, más bien un adivino (Josué 13:22) y en los pasajes del N.T. es puesto como ejemplo de maldad y apostata (Judas. 11 –Apoc.2:14).
            El fondo de estos episodios concuerda perfectamente con la condición de aquellos tiempos, en especial con la idea existente en los pueblos paganos de que los adivinos y en cantadores, tal vez por su proximidad a Dios, podían con sus bendiciones y maldiciones acarrear favores o perjuicios. (Dt. 18:9/12 – Jos.13:22)
            Dios no obstante permitió el mal paso de Balac, solicitando la intervención de Balaam, para manifestar un triunfo moral a la victoria material de Israel sobre sus enemigos; y en esta lectura se manifiesta bien a las claras, la intervención de Dios al desbaratar todos los planes de Balac y poner en boca de Balaam esta profecía.
            Ahora bien, Balaam antes de volverse a su pueblo, predijo lo que los israelitas harían a los moabitas en el futuro y vaticina lo que vera, no ahora, lo que contemplara mas no de cerca.
            Saldrá  ESTRELLA de Jacob, y se levantará cetro de Israel,”  la visión que contempla, es una estrella alzándose de Jacob y un cetro surgiendo de Israel: La estrella y el cetro son dos metáforas o símbolos del poder real, y solo el uso de estos términos, en la literatura Asiría y Egipcia, están siempre relacionados, como titulo real y de importantes personajes. (Gn. 37:9 -49:10 – Am.5:25/26)
            Por consiguiente es símbolo de poder y de gobierno.  Este rey poderoso aplastará a los jefes de Moab, mas específicamente, dice el texto: “destruirá a todos los hijos de Set, “estos son los moabitas; soberbios, arrogantes, mentirosos. (Is.16:6 –Jer.48:29)
            Se ha querido identificar a este rey poderoso de Israel con David. Quien derroto a los Moabitas (2ª. Sam.8:2) a los edomitas (2ª. Sam.8:13/14 y a todos los vecinos hostiles; pero lo cierto es que los hijos de la soberbia y mentira no han desaparecido de la faz de este Mundo.
            Así que desde ya muy antiguo, los interpretes de las Escrituras, tanto Judíos, Cristianos o Católicos-Romanos, han entendido esta profecía, como mesiánica; presentando aquí, al Mesías, como Rey victorioso aplastando así toda oposición.
            Las Escrituras nos profetizan, que esta dominación saldrá de Jacob o se ejercerá desde Jacob y que en un futuro aplastara, toda oposición y reinará sobre todos los pueblos, representando así y al mismo tiempo, a todas las Naciones que tendrán que someterse a su reinado.  
            Balaam, relata la visión que tuvo del Omnipotente y dice que lo verá  en el futuro  no ahora  y aclara  lo miraré, mas no de cerca. La profecía de Balaam y en sus mismos términos, fue ya profetizada por Jacob (Gn. 49:10) y donde se acentúa, hasta que venga Siloh. Este titulo profético corresponde a – enviado que trae Paz o príncipe de paz.
            Por lo que sabemos de las Escrituras, el cetro real paso a la tribu de Judá en la persona de David, y a este se le confirmo y prometió por el profeta Natán que su – trono permanecería para siempre –( 2ª.Sam.7:16 – Sal.89:33/37 – Lc.1:33)
            Es digno de notar que esta profecía, sólo se cumplió, en el tiempo, plenamente en Cristo, cuyo nacimiento fue anunciado por una estrella, que unos magos venidos de oriente a Jerusalén, preguntando por el Rey de los Judíos, que ha nacido, porque vieron su estrella, ( Mt.2:2)  y que Cristo en el Apocalipsis, nos dice : Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, de la mañana. (Ap.22:16)  mas referencias  Is.11:1 – 2ª. Pdr.1:19.
 
                                                                                  V.Ibáñez

lunes, 6 de octubre de 2014

Y YO NO LO SABÍA

              y  yo  no  lo  sabía
Texto. Génesis. Cap. 28.16
Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar,  y yo no lo sabía.
Lectura. Génesis. Cap. 28.:10/22
Nos hallamos ante uno de los episodios de la vida de Jacob, posiblemente más interesantes para nuestra reflexión, porque en el vemos como la actividad de nuestra voluntad natural, se desarrolla al querer alcanzar por medios naturales, aquello que en nuestra vida espiritual, debe ser dejado a la disposición de Dios.
Por lo que sabemos de las escrituras, Dios no silencia las infidelidades ni pecados de los que figuran en sus páginas, nos faltaría espacio para enumerar algunos de ellos; no obstante, en todos y en cada uno de ellos, se nos presentan de una forma gráfica como Dios interviene en sus vidas permitiendo ciertas ligerezas y decisiones nacidas de la voluntad natural humana, con el objeto de disciplinarles hasta el quebrantamiento de esa voluntad natural del individuo con el firme propósito de restaurarle y manifestarle su misericordia y bendiciones subsiguientes.
El gran error de Jacob y nuestro también, no está en entender o mal entender la voluntad de Dios, sino más bien en atentar promoverla y asegurárnosla por nuestros propios esfuerzos e impulsos naturales de nuestra voluntad.
El hecho de vivir en un hogar cuyo abuelo y padre, con sus aciertos o desaciertos obedecían las directrices de Dios y en cuyos caminos había sido Jacob instruido, era más que suficiente para no vivir descuidadamente y hacer lo que le viniera en gana, sin reparar en los medios para conseguir ciertos fines.
Sus principios y su corazón, podíamos decir, fueron instruidos en las promesas y bendiciones de Dios, de cuyos beneficios y cuidados disfrutaron, su abuelo y su padre, no siendo él ajeno de los mismos; pero su mente natural no podía obrar sino de acuerdo con sus propios impulsos inconscientes, haciendo de ellos el vehículo por los cuales la mentira, el engaño, la suplantación y aprovechamiento fueron para él algo natural y como lógico para obtener sus objetivos.
Me da la impresión que esto mismo nos ocurre a muchos de nosotros y no deja de ser un lamentable cuadro de muchos, cuya profesión de fe religiosa es más bien inconsciente; las cosas naturales nos invaden y atraen, y como consecuencia de ello, se aprecian en ocasiones, criterios y conceptos muy naturales de nuestros conciudadanos o amigos, antes que los vertidos por reconocidos hermanos en la fe que nos precedieron. “Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; pero Dios pesa los espíritus” “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte” –Prov.16:2 y 25
Es muy cierto que Jacob, después de haber conseguido la bendición paterna por engaño, le quedo muy poca felicidad en este mundo; el temor a las represalias de su hermano, le hicieron huir y vivir 20 años de servidumbre, donde el engañador fue engañado y sufrió las consecuencias de su propio desvarío y de las actitudes de sus hijos; sin menos cabo de la continua protección de Dios, el cual le disciplinó y quebrantó, guardándole como mejor le pareció, para ejemplo y admonición nuestro. “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu.” –Porv.16:18
                              Y yo no lo sabía
Hallamos a Jacob huido de la casa paterna a causa de su engaño y mentira, y bajo la amenaza de muerte de su propio hermano. Gen.27:44  Había caído la noche en Harán y encontró un lugar donde preparo para dormir allí. Vers.10/11
Abatido física y moralmente, cae rendido en un profundo sueño donde el cuidado de Dios se le manifiesta, declarándole sus planes e intenciones respecto a él mismo y su posteridad, en forma de una escala. Vers.12
¡Qué escena más sublime de la manifestación de la Gloria y Gracia de Dios!  El desciende y ve nuestra condición en la persona del suplantador Jacob. “ Porque él conoce nuestra condición: se acuerda de que somos polvo” Sal.103:14
Es de notar que Dios se le presenta y revela sus propósitos, presentándose como el Dios que visito a su abuelo Abraham y a su padre Isaac. Las características de esta revelación son semejantes a las pronunciadas a sus padres; que sin duda él como beneficiario conocía, puesto que contienen unas bendiciones, no solamente para él y su descendencia, sino que también serán  benditas todas las familias de la tierra.” Vers.14
Jacob, iba a tener una viva experiencia muy personal de las promesas efectuadas; “donde quiera que fuere, El no le dejaría y le guardaría hasta volverle a esta tierra. Vers.15 -  El Salmista dice: “Jehová guardará tu salida y tu entrada ahora y para siempre. Sal.121:8   La revelación tiene unas características muy peculiares, Dios se le presenta como primera persona; Yo soy, y le recuerda en su inconsciencia que él es el Dios de su abuelo y el de su padre; como el que quiere despertar en él, algo que en realidad llevaba dormido en su inconsciente por una profesión religiosa rutinaria, y le enfatiza que, todo lo que conseguirá en su vida, no será por sus esfuerzos e instintos naturales de su corazón, sino porque Yo soy Jehová, Yo te daré. Yo te guardare. Yo te volveré, Yo no te dejare, hasta que Yo haya hecho lo que Yo te he dicho.
Sea como fuere, el conocimiento que Jacob tenia de Dios era muy limitado y carente de experiencias o vivencias personales de intima comunión; prueba de ello fue su respuesta: “Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar.”!
¡Cuanto deberíamos reflexionar sobre nuestra vida de creyentes! Cristianos hay que profesan una fe inconsciente, por seguir la creencia de sus padres, como una mera rutina o costumbre del país o región en donde viven;  aun nuestros hijos, siguen porque seguimos y es una costumbre desde la niñez; algunos llegan a darse cuenta algún día de su error, pero la mayoría pasan su vida sin convicciones fuertes o vivencias de la presencia de Dios en sus vidas. ¿No es cierto que disfrutamos de las bendiciones del Señor y confiamos en él?  ¡Claro que sí! pero me temo que como Jacob, no tengamos en ellas convicción alguna de su presencia en nuestras vidas; existe una gran diferencia entre la bendición y su presencia; disfrutamos mucho de los bienes que esta bendición nos da o trae consigo, todo nos va bien, nada nos falta, tenemos de todo, pero nos falta la de su presencia: ¿La buscamos?  ¿No estamos más inclinados a confundir la bendición con la presencia de Dios en nuestras vidas?  Esto sin duda es lo que nos enseña los vers.20/21.
                              Jehová será mi Dios
Si fuere Dios conmigo,”  “Si me guardare,”  Si me diere pan,”  “Si me diere vestido,“  Si me tornare en paz”
Jehová será mi Dios
            ¡ Cuanta inconsciencia!  “será mi Dios”  ¡Que insensatez!  No afirma, ante todo lo contrario, lo condiciona; lo cual nos sugiere que en tal condición moral de su naturaleza humana, no podía apreciar realmente, la gloria y la gracia de Dios, que a él se le manifestaba, antes más bien tuvo miedo de aquel terrible lugar.  No es de extrañar que Dios se obligara a reservarse el derecho de “guardarle y traerle a esta tierra.”  Queridos todos, en nuestro peregrinar por esta tierra también tenemos la promesa que el Señor nos da: Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin” Mt.28:20  “para que donde yo estoy, vosotros también estéis; Jn.14:2  y él y nadie más que él, nos introducirá en esas moradas eternas; por consiguiente mantengamos firme sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió Hbr.10:23
            El que prometió a Jacob, nos promete a nosotros por igual; solamente que le obedezcamos continuamente en nuestro caminar, como meta a conseguir sin condición alguna y aceptando su protección, como en nuestro cántico dice: El te guardo como mejor le agradó
            Dios se propuso cuidar de él y traerle a esta tierra, pero en las condiciones naturales de su voluntad y corazón, no era posible, y Dios interviene en su vida como mejor le pareció, para aleccionarle, si cabe disciplinarle, a fin de doblegar su obstinada voluntad, hasta el quebrantamiento.
                          Luchó  con él un varón
            No olvidemos que Dios nuestro Señor, podrá permitir nuestros pecados y torpeces en nuestro cotidiano caminar; pero no se deja influir por ellos y sabe servirse de las consecuencias de nuestra torpeza o faltas humanas para ejecución de sus planes. “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.” Isa.55:8
            Y mientras recogemos el fruto de nuestros propios caminos, en nuestra impaciencia e incredulidad; Dios se manifiesta en nuestras vidas para hacernos comprender, cuan equivocado ha sido el camino que recorrimos aunque para ello nos tenga que disciplinar con dolor. El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige”Prv.13:24
            Este es sin ninguna duda el caso de Jacob, sus planes habían quedado bien definidos, en cuanto a su encuentro con su hermano Esaú, (cap.32:13/21) con el objeto de “apaciguar su ira y ser aceptado.” La escritura nos relata cómo dispuso para que sus esposas e hijos y todo lo que tenia, cruzaran el arroyo Joboc, quedándose él solo. Cap.32:22/24
            Ahora es el momento una vez más para la manifestación de la Gracia de Dios;  “y luchó con él un varón hasta que rayase el alba,” es de notar esta lucha lo fue sin tregua y no fue desigual, se luchó hasta la extenuación  y cuando el varón vio que no podía, con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyunto el muslo. Jacob no quiso rendirse sin que le bendiga; (Oseas. Cap.12:4, nos dice, como venció al ángel y prevaleció,  lloro y le rogó; cuan intensa debió ser su súplica y amargo lloro para arrancar del ángel la bendición, ¡ y qué bendición ¡ ver a Dios cara a cara y no morir; ¡ cuánta gracia, cuanta condescendencia. !  El Señor Jesús nos dijo: “mejor te es entrar en la vida cojo…. que ser echado en el fuego eterno” Mt.18:8
            De esta lucha, obtuvo mediante la Gracia de Dios, el nombre de Israel pero con el conocimiento de su propia debilidad personal, y en estas circunstancias, con las señales evidentes de su debilidad y cojera, es cuando pudo estar capacitado para el encuentro con su hermano Esaú.
            ¡ Que lección de disciplina encontramos aquí para doblegar la obstinada naturaleza humana ¡ En todo momento y aunque el Señor ceda en nuestras flaquezas y torpezas, no olvidemos que tiene poder más que suficiente para derribarnos, disciplinarnos y quebrantar nuestra voluntad, aunque en ello suframos las consecuencias.
            Mis amados lectores, cuantas veces en el transcurso de nuestra vida no habremos sufrido alguna frustración o quebranto por haber ocultado algo propio de la voluntad humana, que ha distanciado a tu propio hermano, y desearíamos fervientemente cambiar las circunstancias y olvidarnos pronto, antes que reflexionar sobre ello a solas con nuestro Dios, y conseguir una victoria sobre nosotros mismos.
No olvides que Jacob dijo al Señor:  ·no te dejaré, sino me bendices”.
            Habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.
            Si soportáis la disciplina, Dios os trata como hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.”  ( Hebreos. 12:5/8 )
                                                             V. Ibáñez
Comentarios a:Vicenteibanezsaez@hotmail.com